Qué ver en Izola, un pueblo con encanto en la costa eslovena

Mientras preparaba el viaje a Eslovenia no tenía muy claro si merecería la pena reservar una mañana o una tarde para visitar Izola, pero finalmente decidí acercarme a este "no tan pequeño" pueblo de pescadores, y desde luego, fue todo un acierto. A pesar de carecer de grandes monumentos, se trata de un pueblo típico con callejuelas estrechas y casas de colores que me robó el corazón. 

Qué ver y hacer en Izola

1. El paseo marítimo

Izola existe por y para el mar, y la vida en el pueblo ha estado siempre íntimamente ligada con la pesca. De hecho, hasta hace no tanto, Izola era realmente una isla amurallada (y de ahí su nombre, que significa "aislado" en esloveno), si bien el pequeño espacio de agua que existía entre la isla y el continente se fue rellenando con las propias piedras de la muralla de la isla, una vez que fueron destruidas en el siglo XIX por la ocupación francesa. 

En cuanto al actual puerto de Izola, si esperas encontrar un montón de pequeñas barcas pesqueras de colores, lamento decepcionarte, porque en la actualidad se ven más embarcaciones de recreo que otra cosa. Es decir, a día de hoy, el puerto es más un puerto deportivo que un puerto pesquero. La zona más alejada del casco histórico tiene prácticamente en su totalidad barcos deportivos (tipo "mini yates"), aunque a medida que te vas acercando al casco antiguo de Izola, se ven más barcas "tradicionales" de pescadores. En la siguiente foto, puedes ver la zona más auténtica del puerto. De una punta a otra del puerto hay un pequeño paseo bastante agradable, con multitud de restaurantes donde disfrutar de la gastronomía típica de la zona, de estilo mediterráneo.

puerto-izola-que-ver

2. El casco histórico

La principal atracción turística de Izola es perderse entre sus callejuelas empedradas y disfrutar de sus edificios de colores, que van alternando destartaladas casitas que necesitan sin duda una nueva capa de pintura, con otros edificios más señoriales y mejor conservados que evidencian el pasado veneciano de Izola. También, me llamó mucho la atención encontrar una gran cantidad de tendederos plegables colocados directamente en la calle, al lado de casas con las puertas abiertas de par en par, algo que en España prácticamente ya no sucede ni en el pueblo más recóndito. 

3. La iglesia de San Mauro y su campanario

La iglesia de Izola (Cerkev sv. Maver), está bastante renovada, por lo que el interior no llama mucho la atención. Sin embargo, sí merece la pena subir a la torre del campanario, que se encuentra justo al lado de la iglesia, ya que desde ahí podrás disfrutar de unas buenas vistas de todo el pueblo. No había indicación alguna de en qué horarios se puede visitar el campanile, pero yo tuve la suerte de encontrarlo abierto. Además, la entrada es gratuita (básicamente, supongo que se debe a que no les merece la pena pagar a nadie que cobre entrada para la cantidad de visitantes que hay), así que simplemente, si encuentras la puerta abierta, puedes subir. Hasta la zona más alta son algo más de 80 escalones, así que la subida tampoco es muy exigente. Para mí, subir al campanile de la iglesia de San Mauro, es una de las cosas imprescindibles que hacer en Izola.

campanile-iglesia-izola-lugares-imprescindibles

4. Museo Izolana

A pesar de no ser un pueblo muy turístico, Izola cuenta incluso con un museo. Se trata del Museo Izolana, también conocido como La Casa del Mar. Está dedicado a la pesca y a su relación con el municipio de Izola. El museo abre de miércoles a domingos en horario de 10 a 17 h, y en cuanto al precio lo desconozco ya que no lo encontré abierto ni se indicaba nada al respecto en la puerta de entrada, así que no tengo mucho más detalle que aportar sobre este museo.

5. La playa Svetilnik

Si vas a visitar Izola en verano, puedes aprovechar para refrescarte un rato en la playa del pueblo, conocida como Svetilnik Izola. Aunque eso sí, no vayas pensando en encontrar una playa de arena como las que estamos habituados en España. Las playas en Eslovenia son de piedas, como en Croacia, así que más vale ir preparado con unas buenas chanclas. 

Qué ver en los alrededores de Izola

A tan solo 10 km hacia el sur de Izola se sitúa Piran, el pueblo más bonito y turístico de la costa eslovena, y del que te hablaré en otra entrada próximamente. Visitar Piran es sin duda algo imprescindible que hacer en los alrededores de Izola

Por otro lado, a unos 7 km hacia el norte de Izola se sitúa Koper, la localidad más grande en la costa de Eslovenia. Al contrario de lo que sucede con Piran, la ciudad de Koper no es para nada un lugar que merezca la pena turísticamente hablando... para mí, fue desde luego una de las mayores desilusiones del viaje 😑 Al ser bastante grande ya no tiene los aires de "pueblo" que aún conservan Piran e Izola, y además es una ciudad bastante industrial. Prácticamente podemos decir que los lugares de interés en Koper se reducen a una sola plaza, la conocida como Plaza de Tito. En ella se encuentran el Palacio Pretoriano (inspirado en el Palacio Ducal de Venecia), el Palacio Loggia (palacio gótico que actualmente alberga una cafetería), y la Catedral de la Asunción (a cuyo campanario se puede acceder subiendo más de 200 escalones a pie).

Así que en definitiva, a no ser que justo vayas alojarte en Koper, mi recomendación es que no lo visites. Si vas a estar varios días por la costa eslovena y te sobra tiempo tras visitar Piran e Izola, es preferible que vayas directamente a visitar la ciudad italiana de Trieste, situada a unos 15 km hacia el norte de Koper.

palacio-pretoriano-koper-alrededores-izola

Cómo llegar a Izola en transporte público

Es sencillo llegar a Izola desde Liubliana en autobús, puesto que hay más de diez autobuses al día que cubren este trayecto, que dura entre una hora y media y dos horas. El precio es de 11,40 €, y puedes revisar los horarios y comprar los billetes con antelación en la web de la Estación de Autobuses de Liubliana. También es posible comprar el billete de forma presencial directamente en la Estación de Autobuses, o bien, en teoría también siempre puedes pagar en efectivo al conductor justo al subir al autobús (aunque ésta última opción no te la recomiendo, ya que nos ocurrió que en ocasiones algunos conductores no aceptaban esta forma de pago, y pedían tener el billete comprado previamente).

Si has estado visitando Piran por la mañana, también puedes llegar hasta Izola desde Piran en transporte público para pasar la tarde. En este caso, tendrás que coger un autobús público de línea regular, que tardará entre 20 y 30 minutos en llegar hasta Izola. Hay muchos autobuses públicos que recorren la costa eslovena cubriendo este trayecto, por lo que lo habitual es que no tengas que esperar más de 10-15 minutos en la parada. En estos autobuses de línea regular se debe pagar directamene al subirte, pero en este caso solo se puede pagar con tarjeta (justo al contrario de lo que sucede con los autobuses de larga distancia, en los que solo se puede pagar en efectivo).

iglesia-san-mauro-izola-que-ver


Espero que la entrada de hoy te haya servido para decidirte por visitar Izola, ya que es un pueblecito muy coqueto que no te decepcionará. Si vas a pasar varios días recorriendo Eslovenia, no te pierdas el resto de mis entradas sobre este precioso país:

Comentarios

MIEMBRO DE...

Entradas populares